La Biblia en un año: Génesis 20–22 Mateo 6:19-34

… Dios no es injusto para olvidar […] el trabajo de amor […], habiendo servido a los santos…

(Hebreos 6:10).

La escritura de hoy:Juan 1:35-42

«A veces, siento como si fuera invisible. Pero deseo tanto que Dios me utilice». Ana limpiaba el gimnasio del hotel, cuando empezamos a conversar. Allí descubrí que tenía una historia asombrosa.

«Solía ser una adicta al crack y prostituta que vivía en las calles —dijo—, pero sabía que Dios quería que caminara con Él. Un día, hace años, me arrodillé a los pies de Jesús, y Él me liberó».

Le agradecí por contarme lo que Dios había hecho y le aseguré que ella no era invisible; la había utilizado maravillosamente en nuestra conversación para recordarme a mí de su poder para transformar vidas.

A Dios le encanta utilizar personas que los demás podrían pasar por alto. El apóstol Andrés no es tan conocido como su hermano Pedro, pero la Biblia relata que «halló primero a su hermano Simón [Pedro], y le dijo: Hemos hallado al Mesías […]. Y le trajo a Jesús» (Juan 1:41-42).

Pedro conoció a Jesús a través de Andrés. Cuando este, que era uno de los discípulos de Juan el Bautista, supo de Jesús por medio de Juan, lo siguió y creyó en Él… e inmediatamente, le contó a su hermano. La fidelidad silenciosa de Andrés tuvo un impacto que sacudiría al mundo.

Dios valora más el servicio fiel que la fama, y puede utilizarnos poderosamente dondequiera que estemos… aunque nadie nos vea.

De:  James Banks
Fuente: Nuestro Pan Diario

Reflexiona y ora

Padre, ¡gracias por no pasarme nunca por alto!
¿Quién marcó una diferencia en ti con su fidelidad silenciosa? ¿Cómo puedes servir hoy a Dios, sirviendo a otra persona?