Nuestros anhelos más profundos

Intentar amasar riqueza es riesgoso. La Escritura insiste: «El que ama el dinero, no se saciará de dinero» (Eclesiastés 5:10).

Lee mas